COMPENSACIÓN POR TRABAJO PARA LA CASA

Trabajar en los negocios del cónyuge da derecho a una indemnización tras el divorcio si se está casado en separación de bienes y el trabajo no ha estado suficientemente remunerado

COMPENSACIÓN POR TRABAJO PARA LA CASA

Los cónyuges casados en régimen de separación de bienes realizan una contribución conjunta al sostenimiento de las cargas del matrimonio. A falta de acuerdo, la contribución será proporcional a los respectivos recursos económicos de cada cónyuge.

A estos efectos, el trabajo para la casa computa como contribución a las cargas del matrimonio. A la extinción del régimen de separación de bienes, generalmente por divorcio del matrimonio, ese derecho  por el trabajo doméstico desempeñado durante los años de matrimonio da derecho a una compensación que generalmente establece el juez.

En Cataluña, dónde los matrimonios en separación de bienes está más generalizados, la regulación es similar, si bien es preciso para que nazca este derecho que se haya producido un incremento patrimonial del otro cónyuge. Se extiende también este derecho a los supuestos en los que  se ha trabajado en los negocios del otro cónyuge sin retribución o con una retribución insuficiente. Este último supuesto, aunque no lo recoge la normativa civil estatal, el Tribunal Supremo (TS) si lo ha reconocido en su jurisprudencia.

No ha sido sin embargo el caso resuelto recientemente por el TS: el esposo, farmacéutico, reclamaba en divorcio una indemnización a su esposa por haber trabajado en la farmacia de la que ella, también farmacéutica, era titular, y obtenía por su explotación unos ingresos que triplicaban la remuneración que percibía el marido.

Aunque el esposo en su demanda reclamó ser indemnizado por la esposa, el TS no le ha dado la razón, al considerar que el esposo, durante el matrimonio ha mantenido intacto su desarrollo profesional, no ha trabajado más para la casa que la esposa y por su trabajo percibía de la esposa una remuneración acorde con su profesión, aunque fuesen inferiores a los beneficios que obtenía la esposa como titular de la farmacia.

No debe confundirse esta compensación por contribución a las cargas del matrimonio con trabajo para la casa con la pensión compensatoria que se establece en los divorcios a favor del cónyuge al que la ruptura matrimonial le produce un desequilibrio en su situación económica respecto a la del otro.

Si necesita un abogado para la tramitación de un proceso de familia o divorcio nuestros profesionales sabrán proporcionarle adecuado asesoramiento y defensa de sus intereses

 

 

Newsletter de actualidad

Reciba en su email nuestro boletín de noticias.

SUSCRIBIRSE